¿Has intentado hacer cambios en tu vida y el resultado no ha sido el esperado?
Cambios en tu vida

¿Has intentado hacer cambios en tu vida y el resultado no ha sido el esperado?

Hace algún tiempo empecé a cuestionar mis prácticas y rutinas diarias, y decidí incluir algunas que llamaban mi atención con el objetivo de ser más auténticamente yo.

Descubrí que existen diferentes técnicas o herramientas que me permitirían avanzar en dirección a eso que anhelamos, y una de ellas era descrita como el poder de la intención.

“El secreto de manifestar cualquier cosa que desees, consiste en tu disposición y capacidad de alinearse de modo que tu interior armonicé con la fuerza de tu intención” Wayne Dyer.

Pero… ¿Cuál es la diferencia entre una intención y un deseo?

La diferencia radica en que tú generas acciones claras en función de esa intención. Por ejemplo, “Quiero ganarme la lotería” pero no estás comprando ningún ticket, no hay acciones dirigidas.

Otro ejemplo, “tengo la intención de generar un negocio próspero” Me levanto, hago estudios de mercado, indago que les gusta mis clientes, invierto en mi negocio, estudio, leo con el propósito de aportar a mi cliente un poco de bienestar cada día. Tengo un propósito.

Es un trabajo un día a la vez, literal.

¡Aquí vamos!

Lo primero que hay que entender es que cuando hay un área de nuestra de vida que esta estancada, es porque hay una creencia limitante.

¿Pero sabes que es una creencia limitante? La interpretación de ciertas situaciones en nuestra vida, se transforman en verdades y ellas en creencias.

Por ejemplo, de niñas siempre nos contaron la historia de la princesa, esa mujer que necesitaba ser rescata por un príncipe azul, esa persona que venía completarnos, haciéndonos creer que nunca somos suficiente, esa creencia genera un patrón de conducta.

Haciéndonos actuar del mismo modo, generando los mismos resultados en nuestra vida una y otra vez.

No es difícil cambiar, porque implica atravesar incomodidades, nos obliga cuestionar esas creencias limitantes desactualizadas y nos mueve de nuestra zona de confort.

Entonces, ¡empecemos!

1.- El primer paso consiste en definir y delimitar tu objetivo.

Preguntas como ¿Qué quiero lograr? ¿Cómo me quiero sentir? ¿Cuándo lo voy a hacer? ¿Qué necesito para lograrlo? Son algunas de las preguntas que te ayudaran a enfocarte en la realidad que quieres manifestar.

  • Ej. Quiero emprender y dejar mi trabajo formal.
  • ¿Cuándo? En Julio.
  • ¿Cómo me quiero sentir? Creativa, libre.
  • ¿Qué necesito? Tener ahorrado mi presupuesto para tres meses.

Sé lo más específica posible, pero recuerda, debes querer un objetivo o un cambio en ti, no vale pedir que cambie alguien más.

2.- Ahora, ponlo en un papel.

Es importante escribir, porque esto activa una parte de nuestro cerebro que nos permite fijar esos objetivos.

Entonces, escribe del lado izquierdo la meta o intención que quieres lograr y en el derecho una lista de acciones, paso a paso que te ayudaran a lograrla.

Ej. Ahorra mensualmente X cantidad, recortar gastos, limitar salidas, hacer networking, etc.

3.- El punto más importante es que estés dispuesto a generar un compromiso de acción

Cumplirte a ti mismo no solo mejorará tu autoestima, sino que le dirá a tu cerebro que puedes contar contigo misma.

Debes estar dispuesta a hacer algún sacrificio a corto plazo para generar un bien mayor en tu vida. No esperes cambios inmediatos, los cambios duraderos toman tiempo instalarse en tu vida.

Ej. Dispuesto a recortar gastos, a levantarte a una hora más temprano, cocinar tu comida etc. Una de las formas más fáciles de lograrlo, es usar la regla de los 5 segundos, no lo analices, no lo pienses, no dejes que tu mente te gana la batalla, sencillamente no dejes que pasen los 5 segundos y hazlo. #DoIt

4.- Este punto, se define como Un día a la vez…

Un día a la vez, nos permite no angustiarnos por el futuro, en cuanto nos falta y nos ayuda a enfocarnos en el aquí y en el ahora.

Ej. Solo por hoy no voy a consumir alcohol, solo por hoy no voy a ir de compras, solo por hoy voy a ir al gimnasio etc. Al final del día será una batalla ganada, con la oportunidad de hacerlo mejor cada día.

Y si un día fallas, si el resultado no es el esperado, no te apegues, agradece la oportunidad de estar más consciente, de poder ver la situación desde una diferente perspectiva, aprende y siguiente adelante, mañana será otro día.

5.- Evita llenarte de tareas innecesarias.

A veces el entusiasmo ciego, nos lleva a proponer demasiados cambios a la vez que nos es difícil manejar al mismo tiempo y sencillamente terminamos abandonado todo y volviendo a nuestra zona cómoda.

Prueba con eliminando ciertas situaciones solo durante el proceso de transición, como planes que te puedan hacer regresar al patrón inicial que quieres cambiar.

Ej. Evita las salidas sociales, si tus metas son ahorrar o bajar de peso.

Esta es una de las tantas maneras en las que trabajamos en coaching, ayudamos a que nuestro cliente se fije objetivos viables, que realmente lo conecten con como quieren sentirse en realidad y no como según “la sociedad” deberías sentirte.

 Las preguntas poderosas nos ayudan a dilucidar lo que el cliente necesita, no es el mismo querer ahorrar dinero que querer mejorar mi autoestima o sentirme seguro, llevándolo a la raíz del asunto, nos ayuda a identificar y superar creencias limitantes y a generar otras nuevas creencias, más actualizadas que potencien tu desempeño.

Trabajar correctamente un proceso de coaching, nos ayudara a producir cambios orgánicos y sustentables en el tiempo, que impactara en diferentes áreas de nuestra vida.

Recuerda que esta lista es solo el primer paso, esta te ayudara a generar no solo un cambio sino una transformación que durara el resto de tu vida. Por eso, recuerda que los grandes cambios son PROCESOS, y ten paciencia contigo, el gusano no se convierte en mariposa en un día, #Bepatient.

¡Hagámoslo juntas!

Deja un comentario

Cerrar menú
×
×

Carrito